Facebook Twitter Google +1     Admin

LA IMAGEN EN LA SOCIEDAD V

20140822122951-peinado.jpeg....ROMA, según la leyenda, fue fundada por Rómulo y Remo, en el 753 a.C y su caída se produjo sobre el 476 d.C.
En su máximo esplendor abarcó parte de tres continentes: el europeo , Asía y África.
Nos dejaron un importante legado: acueductos, calzadas, grandes edificios (anfiteatros, teatros ...), el latín, el derecho romano,etc.

En todo esto, un romano de la época sujeta en sus manos una moneda romana fijándose en la imagen del emperador, decidido a imitar su corte de pelo, se dirige como todas las mañanas a la barbería(“tonstrinae”), ya que no tenia dinero para pagarse un esclavo que fuera hábil en los cuidados diarios de su imagen, aunque esta mañana sera diferente porque lo acompaña su hijo que se va a afeitar por primera vez ( la deposito barbae); se sentía afortunado por no tener la desgracia de ser calvo (”splenia lunata”), de lo contrario, lo considerarían un disminuido físico y tendría que recurrir a especias vegetales para oscurecer la calva. Una vez dentro del abarrotado establecimiento, tuvo que pedir turno y, mientras esperaba sentado en un banco de piedra, aprovechaba para echar una partidita a los dados, comentar los temas políticos de Roma, ponerse al día de los juegos del coliseo e invitar a sus compañeros de espera a la fiesta por “ la deposito barbae” de su hijo. Tras la fiesta, guardaría la barba. Una vez llegó su turno, pasó a un taburete que estaba en el centro de la barbería y delante de él un espejo colgado de la pared. Los auxiliares (“ cirtores”) del barbero (“tonson”) lo cubren con un manto blanco (“mappa o sudarín” , según si era mas grande o pequeño); nuestro protagonista le indica al barbero que esta mañana además de afeitarse (“ rado rasi rasum o tondeo tondi tonsu), quiere cortarse el pelo (“capillun tondere”) como el emperador y que además le tiene que extraer una muela que hace tiempo que le duele. El barbero se dispone a calentar el agua y a afilar con piedra su navaja ( “novaculae”) de bronce. Una vez afeitado, le aclara la cara con una especie de servilleta; a continuación, coge unas tijeras, parecidas a las nuestras, y procede a cortarle el pelo, ( el doloroso procedimiento de la extracción nos lo ahorramos por no ser nuestro campo y no extendernos más, solo dejar constancia de que esta labor también la practicaban los barberos romanos ). Antes de irse nuestro romano, lo asesorarían de los complementos del vestuario que tenia que ponerse ese día, ya que la moda cambiaba constantemente y, una vez fuera de la barbería, ya podía relacionarse tranquilamente sin ser acusado de bárbaro. 

Las patricias romanas, para las que el pelo tenía una gran importancia, eran arregladas por sus siervas o esclavas llamadas “ornatrix” u “ornatrices”; cada una se especializaba en un campo:estaban las que solo y exclusivamente se dedicaban a colorear el cabello o las que solo se dedicaban a peinar, las que rizaban,... se esmeraban para crear los peinados más refinados y complejos , ya que estos indicaban el estatus social de sus señoras; para rizar sus cabellos podían elegir entre un instrumento llamado “calamistrum”, que consistía en un tubo cilíndrico, con otro tubo mas pequeño dentro calentado con ceniza, u otro llamado “ forfex”, tenacillas calientes; solían dejarse cabello rizado sobre el contorno en forma de bucle o bien recogido en la nuca , acompañado con cinta o redecillas, las melenas rubias causaban furor y para ello hacían unas especies de mezclas a base sebo de cabra,ceniza, y flor de manzanilla o azafrán.. También se coloreaban el cabello con una mezcla de henna, importada de Egipto, para los rojizos , para los negros dejaban 40 días sanguijuelas reposando en vino tinto y luego con el jugo coloreaban el cabello, los rubios eran los tonos mas elegidos por las romanas, excepto cuando Cleopatra llegó a Roma con todo su cabello azul y todas las féminas romanas la imitaron. Además, tenían sus pelucas llamadas “galerus”; las pelucas se hacían casi siempre de pelo natural, los rubios los obtenían de las esclavas germanas y nórdicas y el negro de las indias. Los estilos de las mujeres solían cambiar mucho..... ( continuará)

Blas Jiménez

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris