Facebook Twitter Google +1     Admin

YA HABÍA "GORRIONES" EN EL VISO HACE 160 AÑOS

Evidentemente, no nos estamos refiriendo a los pequeños pajaritos que pueblan nuestros campos, pueblos y ciudades desde tiempo inmemorial, sino a un apodo muy enraizado en El Viso del Alcor. En nuestro pueblo, como en otros muchos, se emplean desde fechas remotas los motes, siendo algunos de ellos muy antiguos. En muchos casos, se conoce, por testimonios orales, la primera persona que recibe un apodo específico, que enraizará en todo su linaje, pero, en pocas ocasiones, encontramos pruebas documentales de la existencia de estos "calificativos". Con un interesante documento judicial fechado en 1855, hace la friolera de 160 años, encontramos una referencia a uno de estos apodos. Podemos resumir el contenido de tal documento del siguiente modo:

Estamos ante una disputa entre José García, quincallero de 53 años, y natural de Orihuela y afincado en El Viso del Alcor, su vecino Joaquín Jiménez León, de 31 años, y el comerciante ceutí José Rodríguez Mejorada. el altercado comenzó cuando José García se dirigía a su casa por la calle de la Iglesia con bestias cargadas de mercancías y se encontró con Joaquín Jiménez y José Rodríguez. Según la versión de José García, Joaquín le amenazó diciéndole: "Usted donde debe ir es a Mairena y no hay que hablar mucho", expresión a la que no contestó. La versión de Joaquín es distinta y relata que le había dicho que "cuando fuera a Mairena se abstuviera de hablar mal de su familia como lo había hecho, teniéndole que dar por tal motivo una satisfacción". José respondió que iba a su casa y que allí podía tener lugar, deduciendo Joaquín que le estaba retando.

Finalmente, José llegó a su casa y comenzó a descargar sus mercancías. Joaquín entró en su casa, situada justo enfrente, soltó la chaqueta y se abalanzó sobre su vecino, dejándole caer y causándole algunas contusiones leves. Al oír el ruido de la trifulca, José Rodríguez Mejorada, que se encontraba en su casa jugando al tute con un guardia civil y con José Jiménez, alias "Gorrión", salió a la calle para averiguar lo que ocurría. Con una vara de membrillo golpeó a ambos contendientes repetidas veces para separarlos y evitar la pelea.

La sentencia del Alcalde Constitucional de la localidad, Miguel Jiménez Cadenas, consideró culpable de tal agresión a Joaquín Jiménez por ser el primero en atacar violentamente a su vecino, siendo condenado a dos días de cárcel y al pago de las costas del juicio. La pena se fundamentó en una falta comprendida en el artículo 493 del Código Penal. Respecto, a José Rodríguez, "el señor de la vara", considerando que había intervenido con buena intención, fue absuelto.

De este curioso documento podemos sacar varias conclusiones:
- La rapidez del juicio y el buen "juicio", en mi opinión, del Alcalde.
- La antigüedad del apodo "Gorrión", de más de 160 años.
- La pasividad del guardia civil en la pendencia vecinal.
- La afición al juego del tute, que todavía perdura en Los Alcores.

Marco Antonio Campillo de los Santos
Historiador y antropólogo

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris